24 septiembre 2007

SIN PALABRAS

Ha muerto Marcel Marceau. El mimo. El único.

Nunca el silencio ha sabido expresar con tanta precisión todos los sentimientos que inundan un alma, un cuerpo. Nunca el silencio ha comunicado tanto. Nunca el silencio ha hablado, reído, llorado, amado de forma tan estruendosa y espléndida.

Publicar un comentario